Carta a autoridades y prensa, de parte de familias de comerciantes y productores de la Región Volcán Poás.


 
Alajuela, 31 de mayo de 2017


Las personas abajo firmantes,
todas representantes de emprendimientos económicos, comerciales y productivos (pequeños y medianos ) de las zonas aledañas al Volcán Poás queremos compartir ante el Gobierno de la República, ante los gobiernos locales competentes, ante los medios de comunicación y ante la comunidad costarricense en general nuestra situación en estos momentos.

Durante décadas la vida económica de Poasito, Fraijanes, Laguna Fraijanes, San Isidro (Cantón Central de Alajuela) Vara Blanca (Cantón Quinto de Heredia) y comercios aledaños a las faldas del Poas, Distritos de Sabana Redonda y de San Juan Norte (Cantón de San Pedro de Poás) ha tenido como ancla fundamental la actividad turística generada por el Parque Nacional Volcán Poás.

El Volcán Poás ha sido uno de los principales destinos turísticos de nuestro país y es el segundo parque nacional más visitado después de Manuel Antonio, en Quepos.

Alrededor de esas visitas hemos desarrollado por nuestra vida, nuestros negocios y nuestros proyectos y a pesar de los vaivenes del clima, de fenómenos naturales, de situaciones internacionales que aumentan o disminuyen el turismo hacia nuestro país, entre otros; nos hemos sostenido trabajando duro y con entusiasmo. El resultado ha sido positivo. Vivimos en una zona próspera, donde se desarrollan constantemente emprendimientos diversos, visitada por cantidad de compatriotas, una zona linda que nos llena de orgullo.

Así ha sido hasta la pasada Semana Santa. De todos es conocido el aumento de la actividad del Volcán Poás que culminó con la emergencia, el cierre del Parque y la cantidad de información que ha circulado no solo en el territorio nacional, sino incluso a nivel internacional.

La realidad es que ha disminuido considerablemente la afluencia de visitantes a la zona, ya no existe el atractivo del parque y en gran medida el efecto psicológico del miedo a que ocurra una desgracia mayor, ha alejado a las familias costarricenses del tradicional paseo a la zona. Resultado: hemos comenzado a ver consecuencias que están haciendo mucho daño a las poblaciones. Ya no se trata de lo que dejamos de percibir como ganancia solamente los comercios; sino el deterioro de las redes y encadenamientos productivos, que habían generado con productores de lácteos, carnes, verduras, frutas, hortalizas así como la disminución de la oferta de trabajo para cantidad de estudiantes y gente joven que conseguía trabajo temporal durante días festivos y fines de semana.

Se suma a la situación el inicio de la temporada lluviosa, que normalmente ha significado una disminución de la actividad, pero esta vez recrudecida por esta nueva realidad.

Algunos negocios han tenido que disminuir su nómina de colaboradores, cerrar algunos días de la semana, disminuir su oferta de servicios, bajar los precios, y otras medidas, con el fin de paliar un poco el efecto negativo del problema, pero ha sido insuficiente hasta ahora.

De igual manera hemos acudido a medios de comunicación para invitar a la gente a no tener miedo de venir, hemos ofrecido paquetes atractivos, hemos coordinado con funcionarios y funcionarias de gobierno para que cuenten que no es peligroso venir a la zona, pero no hemos tenido respuesta sostenida y constante que pueda ayudarnos a soportar la situación.
Es por esta razón que acudimos a ustedes con todo respeto. El peligro que sentimos es que esta emergencia crezca y nos tome desprevenidos y se sume a la desgracia natural, una desgracia de consecuencias económicas y sociales que ya nos cueste más mitigar.

Entonces les solicitamos trabajar con nosotros de modo conjunto para tomar medidas que ayuden a devolverle la paz y tranquilidad a tantas familias.

Solicitamos respetuosamente atender de modo integrado las nuevas necesidades locales derivadas de la actividad del volcán y cierre del parque. La figura legal que se decida aplicar depende de sus competencias y posibilidades. Nuestra responsabilidad es alertar acerca del problema y poner de nuestra parte con nuestro trabajo, creatividad y entusiasmo para salir de modo conjunto del bache en que estamos.

Hemos considerado proponer ante ustedes una “declaratoria de emergencia turística” que nos permita tener acceso a apoyo con más flexibilidad y prontitud de las instituciones estatales encargadas del bienestar de la población. Los alcances de esa posibilidad solo ustedes pueden determinarlo y al mismo tiempo proponernos qué sería lo más conveniente y posible desde el punto de vista legal.

  1. Necesitamos coordinación de gobiernos locales con gobierno central y sus instituciones con verdadero altruismo y sin egoísmos de ninguna especie. Mucho menos con cálculos que se deriven del proceso electoral que se avecina. Aquí necesitamos trabajar unidos, de lo contrario, no habrá solución posible.
  2. Necesitamos una interlocución fuerte y con capacidad para tomar decisiones de parte del gobierno central. No queremos perder el tiempo con burocratismos, gestiones absurdas y duplicadas, reuniones sin fin. 
  3. Deseamos que las decisiones a seguir, sean tomadas en conjunto con nosotros y haciéndonos partícipes de ellas.
  4. Consideramos que podemos atraer apoyos de empresas privadas a modo de patrocinios y en ese sentido estamos dispuestos a sumar.  
  5. Cualquier medida que se tome debe hacerse con visión estratégica a largo plazo. Medidas paliativas temporales pueden ser desgastantes si no son parte de una planificación que se sostenga en el tiempo, porque no sabemos cuánto tiempo más durará la emergencia ni hasta que fecha el parque continuará cerrado.
  6. Es importante insistir ante la CNE que en todas las conferencias de prensa incluya mensajes que den tranquilidad a la población para que deje de tener miedo de que le va a caer una piedra encima fuera del área restringida. Y que este ente pueda informar con claridad a la población las áreas de riesgo delimitadas y no apresurar los cierres en zonas que atentan con el sostenimiento económico de Familias, como el caso de la Finca Lagunillas Lodge. En ese sentido los esfuerzos realizados no han teniendo el éxito esperado, porque tenemos la "competencia" de algunos periodistas efectistas que presentan al volcán como “furioso y destructor”.
  7. Hay que atender necesidades específicas de cada finca, cada negocio, cada comunidad. Para ello debemos de modo conjunto habilitar un plan de trabajo que contemple, entre otras cosas que:
  • Hay comerciantes con responsabilidades crediticias antes los bancos, a las que les está siendo difícil atender.
  • Hay dificultad para pagar las planillas de la CCSS
  • Hay necesidad de asegurar servicios médicos y de rescate permanentes y  más grandes en la zona para que el turismo se sienta más seguro. El EBAIS que existe es limitado en posibilidades. La Cruz Roja tardaría una hora en  llegar. Ya que la única unidad de Cruz Roja permanecía en el Parque Nacional  del Volcán, al cerrar este, tampoco la población cuenta con este recurso de protección.
  • Hay necesidad de flexibilidad en el pago de impuestos, especialmente a la gente más afectada, de las áreas de más arriba. ( impuestos nacionales y municipales)
  • Hay necesidad de flexibilización de trámites con Ministerio de Salud para poder vender productos empacados en otros negocios (supermercados).
  • Necesitamos ayuda para inscribir a todas las empresas en los registros de  Pymes del Ministerio de Economía ( ayudaría mucho que personal del Min de  Economía se desplace a la zona para contribuir con esto).
  • Se debe revisar la situación laboral porque hay gente que tiene que despedir  personal y no tiene recursos para pagar derechos laborales.
  • Se requiere soporte y asesoría de profesionales del gobierno para capacitar y apoyar en el desarrollo de nuevas ideas que procuren reinventar el destino turístico y económico para nuestras comunidades.

Tomen ustedes en cuenta que no estamos en plan limosnero, ni nos consideramos “pobrecito”. La petición parte de la dignidad con que hemos trabajado toda la vida. Esta zona es próspera porque nuestras familias aquí han dejado su alma, vida y corazón. Somos gente con orgullo y queremos seguirlo siendo. Estamos con absoluta disposición para trabajar hombro a hombro pero en este momento necesitamos de su apoyo decidido y firme. Nos sobran ideas, creatividad, capacidad para la innovación y entusiasmo.

No obstante y honestamente, tenemos varias semanas de estar intentando hacerlo solos y la situación ya nos está desbordando.

Para coordinación de esta gestión hemos nombrado en la vocería del grupo a los señores empresarios y miembros de la Asociación Cámara de Turismo y Comercio Montaña Verde Región Volcán Poas.

Firmas responsables:

  • Lionel Araya Guzman, Presidente Cedula 4-0189-0622, Rest. Casona de Doña Julia.
  • Aurea Herrera Siles, Secretaria Ced. 1-797-486 , Hortensias Café & Lodge
  • Manuel Ardón Morera, Fiscal Cedula 2-354-684, Jaulares Eco de la Montaña